Círculo de Cartago

julio 17, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (VI)

La tecnología como sistema (VI)

La aplicación del marco general de la ética como articulador de la tecnología en la Cuarta Revolución Industrial

*Celso Vargas Elizondo

Tal y como hemos indicado en las perspectivas anteriores, el desarrollo humano sostenible se adopta como marco ético general.  Esta adopción está a la base de los acuerdos de organizaciones internacionales, estados, organizaciones sociales y ciudadanos.  Este marco ético se divide en dos grandes áreas: el desarrollo de capacidades humanas y la seguridad humana. Como indicamos en la perspectiva anterior, la seguridad humana está conformada por siete dimensiones: Seguridad económica, seguridad alimentaria, seguridad sanitaria, seguridad ambiental, seguridad personal, seguridad comunitaria y seguridad política. Ambos lados del desarrollo humano sostenible son relevantes en el desarrollo tecnológico.  Pero nuestro énfasis ha estado en el tema de la seguridad humana.  Este enfoque ético de la seguridad se convierte en transversal en todos los incontables desarrollos tecnológicos relacionados, en este caso, con la cuarta revolución industrial.  Por ello lo más apropiado sea considerar ejemplos específicos de clases de tecnología. Nos limitaremos, por razones de espacio, en dos de estas aplicaciones, esperando que ilustren la forma en la que se puede utilizar el marco ético general establecido en la perspectiva anterior.

Comencemos por uno de esos casos concretos: la tecnología de drones para usos civiles.  En este momento y en el futuro muy cercano hay y habrá un importante número de aplicaciones de esta tecnología, incluyendo las siguientes: distintos usos para personas aficionadas a los drones, fotografía aérea, búsqueda y rescate, agricultura de precisión, la investigación con propósitos judiciales y policiales, envíos a domicilio y a otros destinos, monitoreo de zonas de interés comercial como las tuberías que conducen el combustible, mapeo en tres dimensiones, vigilancia, como medio de acceso a internet inalámbrico, y para investigación científicas en áreas como el clima, incluyendo la investigación de huracanes, tornados, sequías y otros fenómenos de interés científico y ambiental. Su uso en el futuro cercano se verá fuertemente incrementado.

En este caso, hay una serie de riesgos  asociados con el uso de los drones. Entre ellos, información  obtenida sin el consentimiento de las personas, la afectación a la propiedad de terceros, accidentes asociados con drones que pueden afectar a personas y animales; esto último debido principalmente a errores en la manipulación de estos. Bandas y delincuentes pueden utilizarlos para hacer más selectiva y efectiva la actividad delictiva,  pero también pueden ser utilizados por otros individuos para la obtención de secretos industriales, para el espionaje y para obtener otros tipos de información valiosa de las personas.  Finalmente, el uso intensivo de estos dispositivos puede afectar aeronaves que vuelan a poca altura o pueden interferir en el aterrizaje de aeronaves en los aeropuertos.  

Cuando analizamos este tema desde el punto de vista de la seguridad humana, observamos que varias dimensiones de la seguridad están involucradas.  La seguridad personal es la más importante e incluye los siguientes “factores de seguridad”: invasión a la privacidad, abuso de poder sobre las personas, extorsiones, afectación a bienes personales y daños físicos a las personas.  Pero también está relacionada con la seguridad comunitaria en aspectos como discriminación por preferencias o consideraciones étnicas y culturales, así como otras formas de inequidad. Finalmente, involucra también la seguridad política en el tanto el uso inadecuado de los drones cerca de aeropuertos e instituciones públicas puede comprometer la seguridad aeroportuaria y de las instituciones.  Es interesante observar que muchos de los riesgos de seguridad indicados pueden ser reducidos de manera importante mediante normativa legal apropiada. Los países han estado avanzando en este de tipo de regulación por distintos medios como los reglamentos o leyes. 

El segundo caso es mucho más general y se relaciona con el uso de inteligencia artificial (IA) en el contexto de la cuarta revolución industrial.  IA es un elemento transversal de las nuevas tecnologías y de su carácter disruptivo. Está a la base de Internet de las Cosas, de la conducción autónoma, de los desarrollos en robótica, del nuevo paradigma en medicina y en los nuevos modelos de inteligencia de mercados, especialmente en las nuevas formas de hacer comercio electrónico, solo para mencionar algunas de sus aplicaciones.  Desde luego las aplicaciones militares están a la orden del día, sin embargo, nuestro énfasis es en los usos civiles de estos desarrollos.  La tecnología basada en IA tiene un gran beneficio potencial, por ejemplo, para hacer más precisa la cirugía mediante una mejor visualización de los órganos y tejidos (mediante realidad aumentada), así como la utilización de robots en distintos momentos del proceso quirúrgico.  Pero también  puede ser utilizada para producir daño, no solo en la medicina sino también en todas sus aplicaciones. 

Tal y como indica la Unión Europea (ETHICS GUIDELINES FOR TRUSTWORTHY AI, 2019), se debe “poner especial atención a las situaciones que involucran a grupos vulnerables tales como niños, personas con discapacidad y otros que históricamente han estado en desventaja o que están en riesgo de exclusión, y a las situaciones caracterizadas por la asimetría de poder o de información, tales como la que se da entre empleadores y trabajadores o entre empresarios y consumidores”. Aun cuando no resulta fácil anticipar los posibles riesgos, es importante que se esté atento y evaluando de tiempo en tiempo los avances a fin de tomar las medidas que sean más adecuadas para evitar estos daños posibles.  La forma de abordaje  de esta propuesta de la Unión Europea es términos de principios u orientaciones generales.  Considera no solo los riesgos, sino también aquellos aspectos que son potenciadores de las capacidades humanas.  De acuerdo con este documento, “el desarrollo, implantación y uso de los sistemas de IA (debe hacerse) de manera tal que adhiera los principios éticos de: respeto por autonomía humana, la prevención del daño, la imparcialidad y comprensibilidad (“explicability”). (Debe) reconocer y abordar las tensiones potenciales entre estos principios”. 

Como se puede concluir de lo dicho hasta el momento, la aplicación de la IA a diferentes tecnologías en los ámbitos de los usos civiles, hay una serie de riesgos asociados con ellos y que vistos desde la seguridad humana, se concentran en las siguientes dimensiones: seguridad económica en el tanto que su utilización en la robótica industrial, en el campo financiero y comercial puede producir desempleo y bajas remuneraciones de manera alarmante a nivel global. Pero también en el ámbito de la seguridad personal. Tal es el caso de los robots de compañía que pueden ser utilizados para extorsionar y robar a personas adultas mayores y a personas con otro tipo de limitaciones por parte de parientes y otras personas cercanas. Será un riesgos el posible acceso a cuentas bancarias o las cuentas bancarias digitales o al uso de tarjetas de créditos de estas personas con el fin de robarles.  Pero también, la aplicación de la IA en internet de las cosas puede producir una clara invasión a la privacidad, pues se estaría en capacidad de identificar mejor las preferencias individuales, incluyendo las políticas y religiosas con lo cual se podría atender contra el derecho humano a la intimidad.  No solo esto, sino que puede ser utilizado para direccionar actividades comerciales con una mayor especificidad, y creando una potente herramienta para posibilitar el uso de poder contra las personas. También uno de los factores de riesgo muy relevante, indicado anteriormente, es el posible incremento de inequidad y limitación en el acceso a los beneficios derivados del desarrollo social y de estas tecnologías. En el ámbito de la seguridad comunitaria y política, los llamados sectores socialmente vulnerables (niños(as), mujeres, personas adultas mayores, migrantes, personas aborígenes, personas con discapacidad, diversidad sexual, personas con VIH/SIDA y personas adolescentes, para mencionar los principales) son los grupos que podrían ser blancos de actividades delictivas y de distintas y nuevas formas de discriminación. 

El enfoque de la seguridad humana, y su naturaleza multidimensional, es un buen instrumento ético que se puede utilizar con mucho éxito para anticipar y prevenir los posibles riesgos asociados con la cuarta revolución industrial.  La ética, introducida a nivel de diseño, constituye una valiosa herramienta para articular de manera sistémica esta nueva demanda del desarrollo tecnológico.  Debe ser utilizado en el mismo nivel y con el mismo rigor que los estándares y otros procedimientos que se están desarrollando para darle consistencia e integración a los muy distintos y casi ilimitados campos de la innovación tecnológica de esta revolución que están viviendo.

julio 10, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (V)

La tecnología como sistema (V)

Marco general de la ética como articulador de la tecnología en la Cuarta Revolución Industrial

*Celso Vargas Elizondo

Señalamos en la perspectiva anterior la adaptación por parte de las principales organizaciones internacionales y los estados de los objetivos del desarrollo sostenible con horizonte 2030.  Debemos recordar que los cinco elementos articuladores de estos objetivos son: las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas.   Esbozamos en esta perspectiva una forma de relacionar estos objetivos con el proceso de desarrollo de tecnologías.  Hay consenso de que en el desarrollo de tecnología debe considerar, con igual relevancia, la seguridad, la salud y el ambiente.  Es decir, que dicho desarrollo tome en consideración las distintas aplicaciones ingenieriles y tecnológicas las posibles consecuencias que éstas pueden tener en los tres ámbitos mencionados.

Continue leyendo →

julio 3, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (IV)

La tecnología como sistema (IV)

Alineamiento internacional para prevenir las consecuencias sociales adversas asociadas con la Cuarta Revolución Industrial

*Celso Vargas Elizondo

En la perspectiva anterior analizados, de manera breve, algunas de las consecuencias sociales que podrían derivar de la Cuarta Revolución Industrial.  Las agrupamos en dos ámbitos: impactos en los sistemas de seguridad social y en el empleo. Estudios económicos preliminares sugieren que un incremento en la robotización del empleo mayor al 1,9 % de los FTP (factor total de producción) comienza a afectar de manera significativa los salarios y, por consiguiente, incrementa el desempleo.  

Continue leyendo →

junio 26, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (III)

La tecnología como sistema (III)

Las implicaciones sociales de la Cuarta Revolución Industrial

*Celso Vargas Elizondo

Retomaremos en las perspectivas que siguen el carácter sistémico de la tecnología, enfatizando lo que se ha estado planteando a nivel de organizaciones mundiales y gobiernos, referente a la relevancia de que la ética sea incorporada como una parte estructural del desarrollo tecnológico de esta cuarta revolución industrial.  De esta manera el desarrollo tecnológico debe responder a estándares éticos.  Pero antes de indicar la manera cómo se está elaborando este componente estructural, es necesario poner de manifiesto algunas de las implicaciones sociales de esta nueva revolución industrial.

Continue leyendo →

junio 19, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (II)

La tecnología como sistema (II)

(La cuarta revolución Industrial)

Celso Vargas Elizondo

La cuarta revolución industrial es la evolución natural del concepto de “industrie 4.0” introducido en la feria de industrial de Hannover del 2011 por Henning Kagermann, físico de formación, Wolfgang Wahlster, profesor de inteligencia artificial y Wolf-Dieter Lukas, también físico.  Se introdujo como una propuesta para dinamizar la industria manufacturera alemana. Este concepto fue transformado por Klaus Schwab en Cuarta Revolución Industrial en el 2016, en un libro bajo el mismo título, y actualmente, tiende a hablarse de “Globalización 4.0”, el cual tiene como motor la cuarta revolución industrial.  Pero también se han introducido otros sinónimos como “industria internet” o el programa japonés de “Sociedad 5.0” del 2015.    También podría equipararse con el programa “Made in China 2025”.  Sin embargo, el alcance de los tres últimos, al ser propuestas más “locales”, hace que sea preferible seguir hablando de Cuarta Revolución Industrial de más amplio uso en los países occidentales. 

Continue leyendo →

junio 11, 2019
por admin
Comentarios desactivados en La tecnología como sistema (I)

La tecnología como sistema (I)

*Celso Vargas Elizondo

En el Reto de la Racionalidad, Jean Ladriére (1977) introduce su concepción de la ciencia y la tecnología como un sistema, o más propiamente, como un sub-sistema del sistema cultural o simbólico. Se caracteriza por tener su propia racionalidad y finalidad: comprender para transformar y el lema de este subsistema es  “el conocimiento es poder”.  Posee su propia estructura y dinámica interna cada vez más socialmente institucionalizada y que adquiere una importancia social cada vez más relevante deviniendo en socialmente imprescindible. Es un sistema de acción que permea todos los ámbitos de la vida social, institucional y personal.  La tecnología es la expresión concreta de este sistema,sin que lleguen a identificarse o a considerarse “ciencia aplicada”, como comúnmente se hace ver la tecnología.

Continue leyendo →

junio 5, 2019
por admin
Comentarios desactivados en Cronología de la Filosofía Analítica en Latinoamérica (1930-1990) III Parte

Cronología de la Filosofía Analítica en Latinoamérica (1930-1990) III Parte

*Álvaro Carvajal Villaplana

3. Años 70: Consolidación 

Según Larroyo en esta década, en sus inicios la Filosofía Analítica se perfila como la filosofía de moda. 

3.1 México

  • El auge de la Filosofía Analítica en México tiene además como antecedentes algunas traducciones de libros sobre filosofía de la ciencia realizados por García Bacca o las De Gortari.
  • De Gortari crea un Seminario de Problemas Científicos y Filosóficos.
  • 1970-1971, los cursos de Arturo Rosenblueth que tuvieron difusión solo en los círculos científicos (215).
  • 1971, el texto de Recaséns Siches sobre argumentación y retórica, en donde se discute Perelman.
  • La generación siguiente de Crítica: Roberto Caso, Hugo Padilla, Wonfilio Trejo, asistieron a cursos de Gaos y Hartman, de Villorio y Rossi. También escriben sobre temas relacionados con filosofía analítica (220). 
  • Las siguientes generaciones ya no escriben en esa mezcla o en disputa con la fenomenología, lo cual es característico hasta la década de los años 60. Dos autores que Salmerón considera excepciones al contexto señalado son Hugo Magain y Javier Esquivel (221-222).
  • Además de los profesores visitantes como Roberto Vernengo, Otero, Bunge y Ulises Moulines, vinculados al IIF. 
  • 1972, la filosofía de la ciencia tiene un amplio desarrollo a partir de la estadía de Bunge (1972-1976), Otero (1975-1985) y Moulines (1978-1983), en el IIFS. Con participación de Ana Rosa Pérez Ransanz, Adolfo García de la Sierra  y León Olibé.
  • 1975-1976, Bunge dirigió la Sociedad Mexicana de Epistemología, y preparó el libro Epistemología, mientras estuvo en el IIF.
  • A finales de los años 70 se crea se crea el programa de maestría y doctorado en filosofía de la ciencia en la Universidad Autónoma Metropolitana, dirigido por León Olivé.

3.2. Argentina

  • La filosofía analítica en este país se distingue por su énfasis en la filosofía del lenguaje (Valdés y Fernández, 354). 
  • Sin embargo, hay que destacar que también la filosofía de la ciencia desde 1960 tiene un amplio desarrollo con Mario Bunge.
  • 1971, Salmerón publica La filosofía y las actitudes morales, y en 1976,Ética y análisis.
  • Sin embargo, a partir del golpe de Estado de 1966, dado por el General Ongantía, para 1972la situación política se volvió adversa para el pensamiento racional y crítico, muchos filósofos mencionados fueron destituidos de sus cátedras, de ahí provino también la decisión de crear la Sociedad Argentina de Filosofía Analítica (Valdés y Fernández, 354).
  • Para este periodo se tiene a la segunda generación en filosofía del lenguaje que surge de la cátedra de Klimovsky: Alberto Coffa, Ricardo Gómez, Raúl Orayen. También Juan Rodríguez Lareta, Alberto Moretti, Felix Gustavo, entre otros. Estos últimos, junto con Klimovslk y Simpson, en el contexto político descrito, fundan en
  • 1972, bajo la presidencia de Rabossi, la Sociedad Argentina de Filosofía Analítica, es una asociación de debate de ideas, pero también de enseñanza en posgrado (202).
  • 1973, Simpson publica y edita Semántica filosófica: problemas y discusiones, una antología de textos de filósofos analíticos.

3.3. Brasil

  • 1970, luego del golpe de Estado (1964), se interrumpe el desarrollo institucional de la filosofía analítica. Un ejemplo de estos, relacionados con lo dicho para los años 60, es que la revistaDiscurso, Departamento de Filosofía de la Universidad de Sao Pablo, muy rara vez incluye artículo con temas de filosofía analítica.
  • En reacción Joao Paulo Monteiro, funda la revista Ciencia y filosofía, en la Universidad de Sao Pablo, ahí se publican trabajos de filosofía analítica.
  • 1975, Oswaldo Porchat Pereira deja la Universidad de Sao Pablo para trasladarse a la Universidad de Campinas
  • 1977, Porchat crea el Centro de Lógica, Epistemología e Historia de las Ciencias (CLEH) de la Universidad de Campinas edita la revista Manuscritos. Es el más importante de Brasil, según Valdés y Fernández (358). Este centro reúne a muchos jóvenes.
  • El CLEH promovió el I Congreso Latinoamericano de Lógica.
  • El CLEH funda el Departamento de Filosofía del UNICAMP, en donde se imparte la maestría y el doctorado en filosofía de la ciencia.
  • 1977, comienza circular Manuscritos, de carácter internacional y de enfoque analítico, suscrito al CLEH.
  • 1978, Dascal publica  Fundamentos metodológicos de la Lingüística.
  • Al centro se encuentran adscritos: Balthazar Barbosa, Henri López Dos Santos, Zeliko Loparic y Marcelo Dascal, el último editor de Relativismo cultural(208).
  • También se enseña en la Pontificada Universidad Católica de Rio de Janeiro, con Chaateaubriand.
  • 1979, Oswald Chateaubriand se suma al UNICAMP en 1977, funda ahí la Sociedad Brasileña  de Lógica.
  • A finales de los años 70 la filosofía analítica ya se encuentra en varias universidades de Brasil.

3.4 Perú

  • También se puso de moda, Augusto Salazar Bondy y Miró Quesada. Miró indica en 1963 refiere cómo efectuó el viraje en el Perú a los nuevos problemas filosóficos, (Larroyo, ver pág. 210). El primero muere en 1974.
  • Al parecer el desarrollo de la filosofía analítica no tiene el mismo ímpetu que en México, Brasil o Argentina. Y comenzó de manera tardía tal vez como a finales de los 60.
  • En sus últimos escrito Miró ya no se parecen a los de los años 70.

3.5 Venezuela

  • Nuño publica un libro de lógica formal.

3.6. Chile

  • Según se desprende de Salmerón, la filosofía analítica se desarrolla tarde en Chile, además, debido a un cierto aislamiento, y de una fuerte influencia del positivismo decimonónico, a un dominio de los grandes clásicos de la historia de la filosofía, un campo repartido entre tomistas y heideggerianos.
  • Según Salmerón que destacan los estudios de lógica llegaron a alto nivel, hasta que fue interrumpido por la dictadura en 1973, destacan Juan Rivano, Gerald Stahal y Rolando Chuaqui (204).
  • La recepción de la filosofía analítica se debe a los lógicos. Otros autores son Roberto Torretti y Alfonoso Gómez Lobo (Salmerón, 204).

4. Años 80: Estabilidad 

En la década del ochenta se creóun foro internacional para la discusiónde problemas filosóficos. Este foro atrajo a distinguidos filósofos y científicos con intereses filosóficos como Mario Bunge (Argentina), Héctor Neri Castañeda (Guatemala) y Francisco Miró Quesada (Perú́).  En esa época se comenzaron a traducir muchas obras de los filósofos analíticos.

También para esta época ya se cuenta con una serie de revistas especializadas en filosofía analítica como AnálisisFfilosófico(Argentina), Revista Latinoamericana de Filosofía (Argentina), Critica. Revista Hispanoamericana de Filosofía (México), Manuscritos (Brasil) y Diálogos (Puerto Rico). 

4.1. México

  • Según Valdés y Fernández, la filosofía analítica tiene su centro de desarrollo en la Instituto de Investigaciones Filosóficas (IIFS) (355).
  • 1986, en la IIFS se crea la maestría y el doctorado en historia y filosofía de la ciencia.
  • El grupo de filosofía del lenguaje de Rossi se enriquece con la incorporación de Platts y Orayen.

4.2. Argentina

  • Desde 1981, La Sociedad Argentina de Filosofía Analítica publica Análisis Filosófico, una revista  que mantiene viva la tradición analítica

4.3. Colombia

  • En esta década gana presencia el análisis filosófico en varias universidades colombianas, en el interior del país. 
  • 1983en la reunión de la Sociedad Colombiana de Filosofía, se nota dicha presencia.
  • 1985en una publicación colectiva aparecen artículos de Magdalena Holguín, Danila Guzmán, Alfonso Monsalve, Juan Manuel Jaramillo y Jaime Vélez (Salomón, 211).

5. Otros

  • De Guatemala, Héctor-Neri Castañeda, estudio en la Universidad de Costa Rica, luego en la Universidad de San Carlos de Guatemala, maestría y doctorado en la Universidad de Minnesota, en 1957 fue contratado por la Wayne State, en Estados Unidos y más tarde por la Universidad de Indiana.
  • Ernesto Sossa, Cuba, la familia emigra a Estados Unidos, en donde recibe toda su formación académica, doctorado en Pittsburgh, profesor de la Universidad de Brown.

Referencias

García, Jorge; Rabossi Eduardo; Villanueva, E.; Dascal, Marcelo; (1985) El análisis filosófico en América Latina. México: Fondo de Cultura Económica.

Larroyo, Francisco; (1969/2005) La filosofía Iberoamericana. México, CDMX: Porrúa.

Salmerón, Fernando; (2007) Historia de las ideas en México y América Latina. México CDMX: UNAM/Instituto de Investigaciones Filosóficas.

______; (1991) Notas sobre la recepción del análisis filosófico en América Latina, en Enciclopedia Electrónica de la Filosofía Mexicana,versión electrónica-Internet: http://dcsh.izt.uam.mx/cen_doc/cefilibe/images/banners/enciclopedia/Diccionario/Corrientes/Nota_sobre_el_analisis_filosofico_en_AL.pdf. Asesado: 11.08.17.

Valdés García, Felix; (1998) Panorama de la filosofía analítica latinoamericana. En versión electrónica-Internet: http://www.robertexto.com/archivo16/filos_anal_latinoa.htm, acezado: 10.07.17.Valdés, Margarita; Fernández, Miguel Ángel; () La filosofía analítica, en Dussel, E.; Mendieta, E.; Bohórquez, C. (eds.); El pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y ‘latino’ (1300-2000)”.

junio 3, 2019
por admin
Comentarios desactivados en MENDELEIEV Y LA LEY PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS (III)

MENDELEIEV Y LA LEY PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS (III)

*Guillermo Coronado

Lavoisier

La pregunta respecto de qué se entiende por elemento químico en Lavoisier y Boyle supone una respuesta con varios niveles de análisis temático.

A En primer lugar, la cuestión del concepto mismo de elemento, tal como aparece en el Discurso Preliminar al Tratado elemental de química, publicado en París en 1789. Allí Lavoisier expresa:

“Según mi opinión todo lo que pueda decirse acerca del número y la naturaleza de los elementos, se limita a una discusión puramente metafísica; son problemas indeterminados que intentamos resolver, y que poseen infinitas soluciones, de las cuales es probable que ninguna en particular concuerde con la naturaleza. Me conformaré, pues, con decir que si entendemos por elementos las partículas simples e indivisibles que componen los cuerpos, es probable que no logremos saber nada acerca de ellos, mientras que si asignamos a la denominación de elementos o principios de las sustancias el concepto del límite extremo que pueda alcanzar el análisis, lo serán todas las sustancias que hasta el presente no se han podido descomponer por ningún medio. Ello no significa que podamos asegurar que tales cuerpos a los que consideramos como simples, no estén compuestos por dos y aún más elementos sino que ya que esos principios no se separan jamás o, mejor dicho, no poseemos manera alguna de separarlos, se comportan ante nosotros como sustancias simples, y no debemos considerarlos compuestos hasta el momento en que la experiencia y la observación nos lo prueben así.” (L, 95-6)(1)

Del texto de Lavoisier surgen de inmediato dos temas, a saber:

I Su relación con el concepto de elemento químico formulado por Robert Boyle, quien lo formuló en los inicios de la década de los sesenta, en el siglo XVII. Boyle escribió, en la sexta parte de su famoso diálogo El químico escéptico, de 1661, lo siguiente:

“Para evitar errores, he de advertir que entiendo aquí por elementos lo mismo que entienden por sus principios los químicos que se expresan con mayor claridad, ciertos cuerpos primitivos y simples o perfectamente sin mezcla que, al no estar hechos de cualesquiera otros cuerpos o unos de otros, son los ingredientes de los que se componen inmediatamente todos los cuerpos denominados perfectamente mixtos, y en los que últimamente se resuelven. Ahora bien, lo que ahora pongo en tela de juicio es que haya tales cuerpos que se encuentren constantemente en todos y cada uno de aquellos que se consideran cuerpos compuestos de elementos.”

Ante esta definición una primera consecuencia es que Boyle define clara y estrictamente el concepto de elemento químico para insistir en la no existencia de los mismos, como consecuencia de su concepción mecánico corpuscularista de la naturaleza, y por ende, de la futura química, por una parte, y de su frontal crítica a las concepciones tradicionalistas, ya fueran de muy viejo linaje, como la teoría escolástico aristotélica de los Cuatro Elementos Tierra, Agua, Aire y Fuego , o mucho más recientes, como la doctrina de Paracelso, siglo XVI, de la TRIA PRIMA, del Mercurio, Azufre y Sal.

En efecto, para Robert Boyle ninguno de estos dos esquemas es suficiente ni coherente en el proceso de comprensión de la naturaleza físico química. Y su más fuerte objeción consiste en que, aclarado el concepto de elemento, la operación con las sustancias naturales, nos inclina a concluir que nada corresponde a tales elementos o cuerpos últimos y simples.

Boyle

No obstante, la conclusión boyleana se refuerza, como se apuntó antes, desde la perspectiva de su atomismo corpuscularista, puesto que en ella los corpúsculos átomos son los factores reales u ónticos, esto es, últimos, mientras que los elementos vendrían a ser realidades derivadas o intermedias en la comprensión de las cosas.

Una síntesis de la concepción corpuscularista de Boyle se plasma en las siguientes que aparecen en su Origen de las Formas y Cualidades.

“1. Que la materia de todos los cuerpos naturales es la misma; a saber, una substancia extensa e impenetrable.

  1. Que concordando así todos los cuerpos en la misma materia común, su distinción ha de provenir de esos accidentes que la diversifican.
  2. Que el movimiento, al no pertenecer a la esencia de la materia (que conserva su plena naturaleza cuando se halla en reposo) y no siendo originalmente producible por otros accidentes como ellos lo son a partir de él, puede tenerse por el modo o afección primero y principal de la materia.
  3. Que el movimiento diversamente determinado divide naturalmente la materia a que pertenece en fragmentos o partes actuales, y la obvia experiencia (sobre todo las operaciones químicas) manifiesta que esta división se ha realizado en partes en extremo diminutas como para ser aisladamente perceptibles por nuestros sentidos.
  4. De ahí ha de seguirse necesariamente que cada una de estas partes diminutas o minima naturalia (así como cualquier cuerpo particular compuesto mediante la coalición de cualquier número de ellas) ha de poseer su magnitud o tamaño determinado, así como su propia forma. Estos tres, a saber, tamaño, forma y movimiento o reposo (no habiendo tercero entre estos dos), son los tres modos o afecciones primarias o más católicas de las partes insensibles de la materia consideradas cada una por su parte”. (2)

II El enfoque metodológico de la definición de Lavoisier, para quien sí existen elementos, deja atrás las cuestiones metafísico doctrinales, y convierte la noción de elemento en el límite extremo que puede alcanzarse mediante las técnicas de análisis. El elemento químico es aquella sustancia que no se ha podido descomponer por algún medio, y que en consecuencia, se declara simple o elemental, mientras que la experiencia y la observación, esto es, las técnicas de laboratorio, no muestren que puede ser descompuesta en otras sustancias más simples. El elemento químico es simple en un sentido contextual depende de la capacidad de análisis y no en un sentido absoluto o filosófico. Por ello, Lavoisier afirma:

“La química marcha, pues, hacia su objetivo y su perfección, dividiendo, subdividiendo y volviendo a subdividir, e ignoramos cuál puede ser el término de sus éxitos. Por ello es que no podemos asegurar que lo que consideramos como simple, lo sea en efecto; todo lo que podemos decir es que tal sustancia es el límite al que llega el análisis químico en la actualidad, y que en el estado que han alcanzado nuestros conocimientos, no puede dividirse más.” (Tratado, II Parte, sección I. L, 105)

En un desarrollo paralelo de esta actitud metodológica, y en relación estricta con el uso de la balanza en el quehacer experimental, se debe hacer referencia al principio de conservación de la materia, tal como aparece en la primera parte, capítulo 13, del Tratado elemental de química. Principio que no se reduce a una simple afirmación ontológico filosófica, como en la tradición de la filosofía de la naturaleza, por ejemplo, en el atomismo clásico, sino que supone esa dimensión operacional de la práctica del laboratorio, en especial por la importancia crucial de la balanza (3). De la importancia de la balanza en las operaciones del “arte”, que se asumen corresponden a las relaciones cuantitativas que se pueden establecer por ella, por una parte, y la naturaleza misma, por la otra. Lavoisier se expresa en la forma siguiente:

“…, pues nada se crea ni en las operaciones del arte ni en las de la naturaleza y se puede enunciar como principio que en toda operación hay una misma cantidad de materia antes y después de la misma, que la cualidad y cantidad de los principios es la misma y que no hay más que cambios y modificaciones. … todo el arte de hacer experiencias en química se basa sobre este principio. Se debe suponer en todas ellas una verdadera igualdad o ecuación entre los principios del cuerpo que se examina y aquellos que se obtienen por el análisis” (Tratado. Cap. XIII. L, 22).

En el caso del estudio de las sustancias simples, se desprende que el elemento para Lavoisier es simple pero no elemental, es decir, último y absoluto factor de lo real. El elemento lo es metodológicamente, operacionalmente, pero los desarrollos de las técnicas de análisis pueden develar que es compuesto, no elemental. Cabe preguntarse por qué llamarlo elemento si no es elemental. Dado que Lavoisier mantiene el término, ello es paradójico. Y lo es aún más por ser Lavoisier uno de los principales gestores de la reforma radical de la nomenclatura química en la que juega un papel tan central la noción de elemento (3).
Notas

1) Se cita a partir del texto antológico de Leticia Halperin Donghi (1967), Lavoisier, Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.
2) Boyle. Origen de las Formas y Cualidades. Traducción al español tomada de Boyle, Robert (1985) Física, Química y Filosofía Mecánica. Introducción, traducción y notas de Carlos Solís. Madrid: Alianza. Páginas 240-1.
3) Este texto se respalda en dos estudios previos de mi autoría, a saber, “Lavoisier y el trasfondo de la terminología química”. CORIS. Revista del Círculo de Cartago. #1. 1997. Y “Robert Boyle y el Químico escéptico. Una crítica al elementarismo”. Revista de Filosofía de la Universidad de Costa Rica. Vol XXXVI, # 88-89. Enero-diciembre, 1998.

mayo 29, 2019
por admin
Comentarios desactivados en Cronología de la Filosofía Analítica en Latinoamérica (1930-1990) II Parte

Cronología de la Filosofía Analítica en Latinoamérica (1930-1990) II Parte

*Álvaro Carvajal Villaplana

(Continuación de la primera etapa)

1.3. Brasil

  • Según Salmerón la presencia de la filosofía analítica en Brasil obedece a condiciones propias que, sin embargo, también están presenten en las condiciones del resto de Latinoamericana, hay una presencia más fuerte del positivismo, de la filosofía continental y del tomismo, así de fuerte fue también la reacción (207).
  • Según Larroyo, del existencialismo alemán han pasado al positivismo lógico Euríalo Canabrava, Leónidas Hegenberg y Newton C. A. de Costa, Ivan Lins, Andrés  R. Raggio, Djacir Menezes (210).
  • Según Valdés y Fernández el precursor de la Filosofía Analítica en Brasil fue Newton Da Costa, quien introdujo en el medio académico, el estudio de la lógica matemática, luego el de la filosofía de la ciencia y después la filosofía de la física (358).
  • A fines de los años 40, la Universidad de Sao Pablo, por intermedio de la recién criada Facultad de Filosofía, inicia una práctica que resultó decisiva para cambiar el ambiente filosófico, se comenzó a invitar  a profesores extranjeros, por ejemplo, Gueroult, Quine (1944escribe en portugués el libro El sentido de la nueva lógica), Gastón Granger (un curso en 1947-1948).
  • Al igual que en el resto de Hispanoamérica, los estudios de lógica, la historia de la filosofía dirigida hacia los clásicos del empirismo, y los enfoques propiamente analíticos de los problemas, no surgían como continuación del viejo positivismo, sino como un intento de innovación filosófica, que habría que prosperar en una ambiente adverso. 
  • Los estudios de lógica han alcanzado un amplio desarrollo primero en las universidades de Sao Pablo y Campinas, después en Portro Alegre, Brasilia y Rio de Janeiro (207).
  • 1956, Da costa Escribe un pequeño artículo sobre El Círculo de Viena.

1.4. Venezuela

  • La situación en este país es igual que el resto de Iberoamérica, desde los años 40 hasta comienzos del 70. Según Salmerón transita de la fenomenología, a Heidegger, luego Sartre hasta llegar al marxismo.
  • Según Larroyo dos españoles radicados en ese país son las figuras destacadas de la filosofía analítica: Juan David García Bacca y Juan Antonio Nuño. El último afirmó que el compromiso de la filosofía actual se establece en una lucha por lograr el predominio ideológico, a este respecto como que compiten el marxismo y el empirismo lógico, ambas son corrientes revolucionarias y críticas que se proponen la transformación de la filosofía, para el la filosofía analítica trata de enrumbar la filosofía por una senda de investigación coherente y científica (209).
  • Estuvieron en Venezuela Gaos, Frondizi.
  • También Ernesto Battistella, en lógica deóntica, a Rafael Burgos y Pero Lluveres, los más conocidos por sus escritos (Larroyo, 210).

1.5. Paraguay

  • 1956se fundó la Agrupación Rioplatense de Lógica y Filosofía Científica. Esta agrupación era un foro de discusión formado por filósofos y científicos argentinos y uruguayos interesados en lógica y filosofía de la ciencia.
  • El antecedente de la filosofía analítica en ese país es Carlos Vaz Ferreira.
  • También Ezra Heymann, Mario Otero, Javier Sasso, Eduardo Piacenza y Carlos Pereda.

2. Años 60: Emergencia

Hasta la década de los años 60, según Larroyo, la filosofíaanalítica logra un desarrollo considerable, sobre todo en México y Argentina. 

En 1965, según él, ha cambiado el panorama filosófico en América Latina. Él hace público las conversaciones privadas con sus discípulos sobre la filosofía analítica, y también se produce la rebelión de los discípulos.

Según Gaos en estos años el auge de la filosofía analítica se debe en parte al vacío que se ha producido en la filosofía alemana y sus dependencias francesas e italiana (213). Dice que este hueco ha sido cubierto por las filosofías que se respaldan en el ciencismo del pensamiento moderno, las que se preocupan por la ciencia. Según Gaos se conecta en estas filosofías en auge con la convicción de que será suficiente con que la filosofía deje de ser sistemática y pase a ser un mero análisis conceptual, para que se convierta en científica. Pero según Salmerón el error reside en pensar que la filosofía puede dejar de ser sistemática (213).

2.1. México

  • Rossi lidera un grupo interesado en filosofía del lenguaje. En 1969publica Lenguaje y significado. Y forma un equipo compacto( Villorio, Valdés, Margán y Quesada).
  • Salmerón por su parte, forma a un grupo de filósofos en el campo de la ética analítica, con Javier Esquivel.
  • 1965, Salmerón inicia la labor de traducción de textos de autores analíticos, así Fondo de Cultura Económica publica primero El positivismo lógico de Ayer (ver otros textos en Valdés y Fernández, 357).
  • 1967, nace el Instituto de Investigaciones Filosóficas (IIFS), coordinado por Rossi, Villorio y Salmerón. Reúne a ahí jóvenes como Roberto Casso, Enrique Villanueva, Hugo Margán, Margarita Valdés, José Robles, Javier Esquivel, y de Latinoamérica a Bunge, Rabossi, Alcorcón, Simpson, Otero Mulines (355).
  • También en la Facultad de Letras y Filosofía de la UNAM se comienza a formar un grupo de filósofos liderados por Villorio, con Trejo y Padilla que incursionan en el estudio de filósofos analistas como Russell, Carnap y Ayer, en aspectos éticos y políticos. Villorio publica El concepto de ideología y otros ensayos.
  • Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofíase propone presentar un cuerpo de doctrina que promueve un filosofar más técnico, más preciso y profesional, y pretende una actitud crítica frente a la mayoría de los sistemas tradicionales del pensamiento, e igual que con la especulación metafísica (212). Se postula dentro de la FA, ver los propósitos pág. 212.
  • 1967, la presentación del primer número, aunque declare preferir explicaciones que “apelen a la descripción y al análisis”, ya no mantiene huella de la transición, sino que acentúa los rasgos propios de una filosofía que se concibe así misma como análisis conceptual y como crítica, que quiere lograr una mayor precisión y claridad en sus argumentos; acercarse a la marcha de las ciencias y preocuparse por su metodología, sin representar ninguna escuela (Salmerón, 218-219).
  • Con esto queda marcado el paso de las tradiciones anteriores, a la aparición de la FA.
  • La obra escrita en los años 60 de los tres miembros de la edición de Crítica (Salmerón, Villorio y Rossi), muestran la continuidad del desarrollo de la filosofía analítica en México (Véase Salmerón p. 219).

2.2. Argentina

  • 1964-1969Gioja desarrolla el Instituto de Filosofía del Derecho, la revista Notas de Filosofía del Derecho.
    • En el instituto de forman una serie de jóvenes (la primera generación): Carlos Alchourrón, Eugenio Bulygin, Jorge Bacqué, Genaro Carrió, Ernesto Garzón, Eduardo Rabossi, Roberto Bernego, María Isabel Azaretto y José Manuel Vilanova. De estos, Alchurrón y Bulgin publican Normative Sistems (1971).
    • La segunda generación: Carlos Nino, Martín Farrell, Antonio Martino, Ricardo Caracciolo y Ricardo Guibourg (199). Se trata se una tendencia analítica en derecho, y en derechos humanos, por ejemplo, Rabossi y Nino, así como en ética y política. Farrell se dedica a temas ético-jurídicos, y más tarde a bioética. Nino especialmente a filosofía de la acción y derechos humanos.
  • La enseñanza de la filosofía analítica se amplia a otras universidades, como Tacumán y Córdoba (200), especial con Garzón Valdés, filosofía del derechos y Andrés Reggio en lógica y filosofía de la ciencia.
  • De la cátedra de Klimovsky surge la primera generación argentina en filosofía del lenguaje de orientación analítica, uno de sus discípulos es Thoman Moro Sipmson, publica el libro Formas lógicas, realidad y significado(1964),el primero en su tema en Latinoamérica. 
  • Según Larroyo, a partir de 1966los sucesos políticos hicieron que muchos filósofos, entre ellos también analíticos, se vieran forzados a abandonar el país; Bunge, a modo de ejemplo, se exilió en Canadá. 
  • Rabossi funda la Sociedad Argentina de Análisis filosófico.

2.3. Brasil

  • 1964, según Valdés y Fernández, ese año el golpe de Estado interrumpe el trabajo, se expulsa a muchos profesores de las universidades. Las escuelas fueron ocupadas por partidarios de la ética y la política, dejando por fuera a la filosofía analítica (359).
  • 1966, Da Costa el libro sobre Fundamentos de la matemática.

3.3. Colombia

  • El estudio de la filosofía analítica comienza más tarde, en los años 60. El contexto en que surge es menos agreste, pero siempre en disputa con la fenomenología y el marxismo.
  • Según él, no hay revistas nuevas, sino que son las mismas revistas especializadas en las que escriben: Ideas y ValoresCuadernos de Filosofía y Letras, en las que se dio presencia al análisis.
  • Personales destacados: Rubén Sierra Mejía, primero fue fenomenólogo, luego se hizo cargo de la cátedra de lógica de la Universidad Nacional, impartió cursos y seminarios sobre Popper, Austin y Strawson (210)
  • En 1987 escribe Apreciación de la filosofía analítica, que recoge ensayos de años anteriores.

Referencias

García, Jorge; Rabossi Eduardo; Villanueva, E.; Dascal, Marcelo; (1985) El análisis filosófico en América Latina. México: Fondo de Cultura Económica.

Larroyo, Francisco; (1969/2005) La filosofía Iberoamericana. México, CDMX: Porrúa.

Salmerón, Fernando; (2007) Historia de las ideas en México y América Latina. México CDMX: UNAM/Instituto de Investigaciones Filosóficas.

______; (1991) Notas sobre la recepción del análisis filosófico en América Latina, en Enciclopedia Electrónica de la Filosofía Mexicana, versión electrónica-Internet: http://dcsh.izt.uam.mx/cen_doc/cefilibe/images/banners/enciclopedia/Diccionario/Corrientes/Nota_sobre_el_analisis_filosofico_en_AL.pdf. Asesado: 11.08.17.

Valdés García, Felix; (1998) Panorama de la filosofía analítica latinoamericana. En versión electrónica-Internet: http://www.robertexto.com/archivo16/filos_anal_latinoa.htm, acezado: 10.07.17.

Valdés, Margarita; Fernández, Miguel Ángel; () La filosofía analítica, en Dussel, E.; Mendieta, E.; Bohórquez, C. (eds.); El pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y ‘latino’ (1300-2000)”. 

mayo 27, 2019
por admin
Comentarios desactivados en MENDELEIEV Y LA LEY PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS (II)

MENDELEIEV Y LA LEY PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS (II)

Guillermo Coronado

Mendeleiev

Es importante plantearse la cuestión de los antecedentes del descubrimiento mendeleievano de la Ley Periódica de los Elementos y su Tabla correlativa.  Dicha tarea, según la historiografía reciente, supone distinguir dos corrientes de interpretación del problema a resolver.  Y por supuesto, evita la consideración del descubrimiento como un simple golpe de genio, por una parte, o el simple efecto de la combinatoria accidentalmente producida por el “solitario” de Mendeleiev, aunque él lo destacara al explicar, posteriormente, su propio descubrimiento.

La primera corrientese enmarca en el contexto de la hipótesis de W. Prout, a saber, los elementos resultan de múltiplos del peso atómico del hidrógeno tomado como unidad.  En consecuencia, deben ser números enteros. En efecto, William Prout (1785-1850), médico inglés que practicó la química y la fisiología, en 1815, anónimamente, y en 1816 de manera oficial, formuló la hipótesis antes mencionada. Su trabajo se titulaba, “On the relation between the specific gravities of bodiesin their gaseous state and the weights of their atoms”.  Esta idea supone la unidad de la materia a partir de una materia prima.  Prout expresa “If the views we have venture to advance be correct, we may almost consider the próte úle  of the ancients to be realized in hydrogen”. (Crossland, 1992, páginas 271-2).  Por otra parte, también se puede suponer que los átomos de los elementos están hechos a partir de bloques de los de hidrógeno.  Es decir, se hace eco de las viejas tesis de un elemento primordial que constituye todo lo existente.

Jean Baptiste Dumas (1800-1884),  químico francés asume la hipótesis de Prout en su memoria de 1857, “Memoria sobre los equivalentes de los elementos”, con tanto entusiasmo que cuando los resultados empíricos no coinciden con ella, sugiere que los pesos atómicos no concordantes deben ser multiplicados por factores ad hoc como 0.5 y posteriormente 0.25. 

Por el contrario, Jean Servais Stas (1813-1891), belga quien fuera estudiante de Dumas, luego profesor en la Universidad de Bruselas, tuvo gran entusiasmo por dicha hipótesis de Prout, pero, en virtud de su extenso trabajo sobre los pesos atómicos de los elementos, en la primera parte de la década de los sesenta, simplemente llega a considerarla como totalmente incorrecta, como una simple ilusión.

Johann Dobereiner (1780-1849), químico autodidacta que logra llegar a ser profesor en la Universidad de Jena, en 1829, trabaja sobre ciertas relaciones tipo analogías químicas y relaciones numéricas entre pesos atómicos llegando a establecer tres tríadas de gran interés, a saber: Cloro, Bromo y Yodo; Calcio, Estroncio y Bario; Azufre, Selenio y Teluro.  En ellas, el peso atómico del segundo elemento estaba a la mitad de camino entre los otros dos, esto es, son medias aritméticas. Dobereiner conoció a Goethe en Italia y fue su instructor en asuntos químicos.  Pero Dubereiner no va más alla de dichas tres triádas y no se les concedió gran significado

Luego, Leopoldo Gmelin (1788-1853), profesor en la Universidad de Heidelberg, establece en 1839 relaciones entre familias de elementos, bajo tres criterios: los que tienen casi el mismo peso atómico; los que lo tienen múltiplos entre sí; y los que responden a medias aritméticas como en el caso de Dobereiner.

Alexandre Emile Béguyer De Chancourtois, mineralogista y geólogo francés (1820-1886), nacido y muerto en París, profesor de Geología en la Escuela de Minas de París, comunica a la Academia de Ciencias su propuesta en 1862. Asume la propuesta de Prout: “Es únicamente tomando en consideración la ley de Prout que he llegado a una teoría perfectamente demostrada”.  Se refiere a la espiral de los elementos o tornillo telúrico, en que se plasmaba de manera gráficas las relaciones entre los elementos,  Chancourtois la denomina “vis tellurique” y ofrece dos razones para ello:

“el telurio ocupa un lugar central en el sistema y porque el epíteto “telúrico” evoca acertadamente un origen geognóstico, pues tellus significa tierra en el sentido más positivo, más familiar, en el sentido de la tierra que subviene a las necesidades” (Serres, 1991, página 514)

Lamentablemente, no se publicó el gráfico o representación de la clasificación cuando la comunicación apareció en el órgano oficial de la Academia, y ello obviamente afectó su comprensión y difusión.  Además el tono geológico en el lenguaje, no provocó las simpatías de los químicos. En  consecuencia,  la propuesta se  perdió en  la ya creciente cantidad de información científica.

En la segunda corriente, en un contexto opuesto a Prout, y más en consonancia con la aceptación de la multiplicidad de elementos, como se perfina desde los tiempos de Robert Boyle, siglo XVII, Antoine Laurent Lavoisier, XVIII, y John Dalton, primra mitad del XIX , asimismo en el énfasis en los pesos atómicos, según las propuestas de Cannizzaro en 1860, se tienen esfuerzos dirigidos a producir una representación o tabla de las relaciones entre los elementos.  En este contexto destacan, entre otras, las propuestas de Newland, Odling, Meyer, y por supuesto, Mendeleiev.

John Alexander Reina Newland (1837-1898), químico industrial inglés, presenta en 1864 su ley de las octavas.  En ella las propiedades químicas se repiten cada siete elementos, como en la escala musical.  Invierte el orden de algunos elementos para mantener las relaciones, como en el caso del telurio y el yodo, y prevee la existencia de elementos.  Pero no tuvo eco entre sus colegas, los cuales no la tomaron en serio, cuando se presentó ante la Sociedad Química de Londres.  Uno de los asistentes inquirió si no se obtendrían los mismos resultados con la simple ordenación en virtud de la letra inicial de los nombres.  De hecho, ni se le publicó el trabajo.  Consideraba solamente 51 elementos y muchos de los pesos atómicos son incorrectos. (Por cierto, la Real Sociedad de Londres, le otorgó la medalla Davy en 1887 por aquel trabajo no publicado anteriormente, luego del éxito de la Ley y Tabla de Mendeleiev).

William Odling, también inglés, profesor en la Universidad de Oxford, propone una clasificación de 57 elementos de los aproximadamente 60 conocidos en 1865, en la que “entre los miembros de cada grupo bien definido, la secuencia de  las propiedades  y la secuencia de  pesos atómicos son estrictamente paralelas”.  Odling deja lugares vacíos en su tabla,  pero no perfecciona el planteamiento sino más bien lo debilita en los  años posteriores.

Julius Lothar Meyer, químico alemán (1830-1895), respondiendo a la necesidad de escribir un texto que ordene la exposición de la Química a los estudiantes en su Universidad de Tubinga, presenta su clasificacón inspirado en los pesos atómicos, de manera muy semejante a la de Mendeleiev, y casi con prioridad temporal en su concepción.  Vale pena resaltar que Meyer también responde al impacto de las ideas de Cannizzaro en el Congreso Mundial de Química de 1860.  Por ejemplo, en 1864, había hecho un primer intento basado en la valencia.  No obstante, el planteamiento definitivo, concebido en 1868, por atrasos en la edición de su texto, lo publica en 1870, y aunque deja lugares vacíos no hace predicciones específicas para dichos elementos nuevos.

Finalmente, Dimitri Ivanovich Mendeleiev publica en 1869, como se señaló más arriba, la Ley de la periodicidad de los elementos químicos, y plasma en una Tabla el conjunto de relaciones que ella implica.  Pero antes de profundizar en la propuesta del químico ruso, para una mayor inteligencia del asunto se debe destacar en lo que sigue las fuentes del “pluralismo de elementos” referido como rasgo de la segunda corriente o enfoque.